miércoles, 29 de octubre de 2014

#LodeHoy Peter Fin


24 de octubre de 2014, fecha marcada en naranja en el calendario che, suceso que ha pasado a los anales de la historia del Valencia CF: la firma de la victoria. Y de la derrota.

El triunfo ante los que se retiraron a tiempo, los que pretendían descuartizarlo con dolo, los que se rindieron por el camino, el del maletín poco fiduciario, el que no puso toda la carne en el asador, el estafador con una corte que le allanó el camino, y el mesías que nunca tomó tierra. Y el fracaso al traspasar un club histórico a alguien que jamás ha sentido lo mismo que tú y que yo, abocados por ineptos gestores, intrusión política y dejación de la burguesía del terreno a la oportunidad que paseó por sus morros. Ya no vale patalear ni malquistar arbitrariamente al personal. Ya está demodé.

Acabó la pesadilla de un proceso de pacotilla, despertamos mojados ante un escenario diferente, novedoso, emborrachados por la ilusión del niño que avista el envoltorio de un regalo inesperado, la esperanza de un futuro mejor para una entidad manoseada, sin abandonar la incertidumbre de lo desconocido que está por llegar. Peter puso fin. Y para nosotros, el saque de honor en el partido del esperado renacer.

viernes, 24 de octubre de 2014

Pródigo Moreno


El hispano-brasileño, ex de Benfica y Real Madrid Castilla, es de esos futbolistas tocados por una varita que no suelen dejar indiferente a ningún aficionado al buen fútbol. Un seductor en potencia. Nadie está en disposición de poner en tela de juicio su depurada técnica y talento innato, palmarios a cada metro recorrido. Aunque haya llegado a préstamo una temporada, cuando se ejecute la venta sus derechos económicos pasarían al Valencia CF (según se interpreta en esta declaración de un portavoz de Meriton Holdings), por lo que, al menos yo, entiendo que es un fichaje de 30 millones de euros. Y así empiezo a valorarlo.

El internacional zurdo, ojito derecho de Nuno, está jugando volcado a la derecha en el tridente atacante, donde aúna destellos con cuentagotas y acciones desafortunadas y poco solidarias. Es capaz de levantarte del sofá con un control antológico o un regate en una baldosa, y desesperarte al desechar asociaciones útiles o malograr ocasiones. Anclado en banda, a veces muy eremita, se siente preso, y apesadumbrado por la necesidad de demostrar su valía y las altas expectativas puestas en él, se difumina en un egocentrismo infrugífero para los intereses del colectivo. El de Río de Janeiro, voluntarioso en su éxodo del área, lo sabe y le está pesando más de la cuenta en este inicio.

A falta de ver cómo digiere el entrenador el alta de Negredo, y ante posibles cambios tácticos que le favorezcan, a una incorporación de tal nivel y precio le exijo más, bastante más del balance positivo-negativo escrutado en las primeras parciales. Queremos al mejor '17', no a pródigo Moreno.

miércoles, 22 de octubre de 2014

#LodeHoy Turno para Nuno


El Dépor puso nombre a la derrota, la que algún día debía llamar a la puerta, con tal contundencia que proyectó una sombra más larga de lo esperado. Fallaron el planteamiento base del técnico y los jugadores en su ejecución, y ahora es cuando el primero, estrangulada la inercia positiva que acicalaba aristas grises, se enfrenta a la incumbencia de revertir un traspiés que, sin ser alarmistas, ha enhestado dudas latentes sobre el rendimiento de ciertos jugadores y el cometido de algún otro.

A Nuno, reflexivo y autocrítico en la rueda de prensa postpartido, se le aguarda expectante -algunos con la recortada a cuestas- ante situaciones adversas para medir su capacidad de reacción, para que nos enseñe qué esconde en esa trastienda, cerrada a cal y canto hasta la fecha. A contracorriente suele aflorar el gen que dista el buen entrenador del gran entrenador, y pone en liza dotes resolutivas de cosecha propia que regulan el paso, cual cardias, hacia la élite entrenadorística.

Aparte de los cambios que cada uno tenemos en mente e introduciríamos en la alineación del próximo sábado, prevalece la "cara" que presenten los jugadores en el campo, para ir descartando sintomatologías indeseadas de un pasado reciente. Por último, y como mera curiosidad -de momento pasajera-, impactó esta aseveración de Nuno, sin necesidad alguna, no sé si por autoexigencia subconsciente o apagafuegos viral: "Un equipo que quiere jugar Champions no puede perder dos partidos seguidos. Y eso no ocurrirá, te lo aseguro". Querido míster, ese ramalazo promisor en público, tan djukista, no sirve para nada -bueno sí, para comprometer su palabra gratuitamente-, además de desentonar con la compostura que nos tenía acostumbrados y que tan bien vertebraba su lúcido mensaje. Se cumpla o no, Nuno, le toca.

lunes, 20 de octubre de 2014

#LodeHoy Partitura áfona


3-0, serio correctivo para desatontarse un poco y bajar de la nube. El infrecuente conglomerado de desdichas (baja repentina de San Diego y un débil Yoel en 2° tanto, gol inválido en contra, fallos individuales de tus centrales y penalti a favor no pitado) podemos usarlo de escudo exculpatorio o justificante, pero no son la causa directa de la justa derrota.

A diferencia del partido en Anoeta, donde fue sometido, ayer el Valencia pudo pero no supo subyugar a su adversario ni encontrar la luz del contrarresto. El cambio de disposición de Nuno y sus pupilos, concomitante con el citado conglomerado, sí tuvo como consecuencia naufragar en Riazor y no batir al necesitado colista. La entrada de Filipe Augusto, errabundo sobre el terreno de juego, junto a un Parejo negado y lerdo de ideas -también sin apoyos-, hizo perder la batalla del mediocampo, con y sin posesión. Se registró el mayor número de errores no forzados, que condujeron a pérdidas gravosas no enmendables. El equipo se despojó del uniforme nunista para (des) lucir el atuendo de la fragilidad y la inoperancia. En la carestía de llegada ofensiva, sin pases bate-líneas ni generación de espacios, cabe señalar a un Rodrigo desacertado y desquiciado en banda, más efectista que efectivo, que salvo gotas refinadas, no está encontrando la manera de libertar al potencial delantero que todos esperamos. Nuno debe meter mano ahí.

El resultado, que horripila a cualquier valencianista, no deja de significar 3 puntos en un inicio liguero más que prometedor, cuyo colchón nos permite continuar en la pomada. Acostumbrados a una sinfonía vibrante, entre los cambios introducidos por el director de orquesta y la interpretación de los músicos, la partitura quedó áfona. Y nosotros, afónicos de decepción, con el aplauso contenido hasta próxima pieza.

sábado, 18 de octubre de 2014

#LodeHoy Tridente estresante


Se acerca la hora, los galenos dieron luz verde al '7', que ya se calza las botas libre de dolor como uno más del equipo. Y nos atropella, raudo como una pantera, el debate sobre su inclusión en el once y el respectivo baile de alineaciones. Nuno, con la prudencia que advertíamos aquí, no le firma el alta deportiva para el partido de Riazor y pospone su debut en casa ante el Elche, fecha marcada en rojo por el posible advenimiento de Peter Lim.

Rodrigo-Negredo, Negredo-Alcácer, Rodrigo-Alcácer o Rodrigo-Negredo-Alcácer, la coctelera agitada por nuestra sesera inquieta. Queremos ir por delante de los hechos, modelando tácticas a nuestro paladar futbolero, rebelándose ese entrenador que todos llevamos dentro (un 3-4-1-2 apañado percute mi mente). El míster luso, que las caza al vuelo, va dejando recados en cada rueda de prensa o entrevista concedida, sabedor de la, de momento, grácil presión que atosiga su día a día ahora que la posibilidad de ver el suspirado trío atacante se ha integrado en el espacio Schengen.

Yo lo afronto con la naturalidad de los tiempos y necesidades del equipo, lo considero un tema menor, digno de conversación almuercera y no de un análisis profundo, el cual florecerá per se cuando los acontecimientos digan. Mi verdadera preocupación -que tampoco lo es como tal- es no desmantelar lo que el mejor técnico de septiembre ha construido, por moda o vítor tribunero. El tridente es la guinda, no el pastel. No estresen al chef pastelero en plena inspiración.